Alternativas de préstamo

image_pdfDescargar en PDFimage_printImprimir

En el artículo de hoy vamos a examinar las diversas opciones que tenemos para solicitar dinero prestado. Es importante prestar mucha atención, ya que los intereses que debemos devolver serán muy diferentes según las diferentes opciones que consideremos.

Índice
  1. Préstamos Hipotecarios
  2. Préstamos Personales y de Consumo
  3. Tarjetas de Crédito
  4. Tarjetas de Establecimientos
  5. Descubierto en Cuenta o Números Rojos
  6. Créditos Rápidos
  7. Preguntas Frecuentes

Préstamos Hipotecarios

La primera opción que tenemos es el préstamo hipotecario, que se suele solicitar al comprar una casa. Esto se debe a que, en caso de no poder devolver el dinero, aún conservamos la propiedad de la casa y podemos venderla. Normalmente, el precio de la vivienda será similar o incluso superior al valor del préstamo. Esta opción puede ser interesante, ya que al comprar una vivienda nos ahorramos otros gastos, como el alquiler.

Préstamos Personales y de Consumo

La segunda opción son los préstamos personales y de consumo, que se suelen solicitar cuando tenemos un gasto en particular, como la compra de un automóvil, pagar estudios o irnos de vacaciones. En estos casos, el tipo de interés suele ser más alto que en el préstamo hipotecario. Si utilizamos el dinero prestado para comprar un automóvil y luego nos encontramos con que no podemos seguir pagando el préstamo, el valor de ese automóvil habrá disminuido significativamente, lo que puede dificultar el reembolso total de la deuda. Además, si el dinero se utiliza para pagar estudios o vacaciones, está claro que no se podrá devolver el dinero obtenido a través del préstamo. Por lo tanto, este tipo de préstamos son recomendables si lo que vamos a comprar es algo imprescindible para nosotros. Por ejemplo, si necesitamos un automóvil para nuestro día a día o si la compra es una inversión que nos permitirá ganar más dinero en el futuro, como estudios que mejorarán nuestra formación.

Tarjetas de Crédito

Una tercera opción son las tarjetas de crédito, que nos permiten realizar compras y luego pagar la deuda al banco en el futuro. Dentro de las tarjetas de crédito, existe una modalidad llamada "revolving", en la cual podemos comprar algo y no pagarlo de inmediato. Luego, el banco nos permite pagar una cuota fija todos los meses, es decir, vamos devolviendo la deuda plazo a plazo mes a mes. Sin embargo, debemos tener mucho cuidado, ya que estas tarjetas "revolving" a veces cobran hasta un 20 o 25 por ciento de interés, lo cual es excesivo. Esto significa que, aunque parezca que pequeñas compras no suponen mucho dinero, pueden acumularse los intereses y tardar años en devolver toda la deuda. Es como si nos clavaran un cuchillo lentamente, similar a la escena de la película "Gladiator". Por lo tanto, no recomiendo utilizar esta opción. Muchas personas utilizan estas tarjetas para darse algunos caprichos, como renovar el teléfono móvil o salir con amigos, comprar ropa mensualmente, etc. Mi consejo es que, si quieres permitirte algunos caprichos, ahorres dinero y, si ya has utilizado estas tarjetas, pagues la deuda lo antes posible, de lo contrario, te desangrarás financieramente.

Tarjetas de Establecimientos

También encontramos tarjetas de crédito de algunos establecimientos, como tiendas, que funcionan de manera similar a las tarjetas de crédito mencionadas anteriormente. Estas tiendas nos permiten aplazar el pago si utilizamos su tarjeta, es decir, pagar más tarde. Sin embargo, los costos pueden variar dependiendo del establecimiento. Si no sabemos exactamente cómo funcionan estas tarjetas y cuánto nos costará, mi consejo es que no las utilices. En cualquier caso, siempre debes recordar que todo lo que no pagues hoy implicará que tendrás que pagar más mañana.

Descubierto en Cuenta o Números Rojos

El descubierto en cuenta o los números rojos ocurren cuando no tenemos suficiente dinero en nuestra cuenta corriente pero realizamos un pago, y el banco nos permite hacerlo, dejándonos con saldo negativo. Es como si le debiéramos dinero al banco sin haber negociado ningún acuerdo. Los tipos de interés en estos casos son muy altos y es necesario pagar prácticamente a diario. Esto ha llevado a algunas personas que, simplemente por tener un saldo negativo en su cuenta, se han encontrado debiendo miles de euros después de unas semanas o meses. Mi consejo es que nunca, bajo ninguna circunstancia, te coloques en números rojos. Y si llegas a estar en esa situación, paga lo antes posible y ten cuidado, ya que a veces esto ocurre a través de descuidos, una cuenta olvidada o el cobro de alguna comisión, y puedes terminar en saldo negativo sin darte cuenta.

Créditos Rápidos

Por último, tenemos los créditos rápidos, que a menudo vemos anunciados y que nos ofrecen préstamos de hasta tres mil euros sin muchas preguntas. Sin embargo, debes saber que con estos créditos también se pagan muchos intereses, por lo que obtener este tipo de préstamo puede resultar muy caro y tendrás que devolver casi el doble o el triple de lo que te han prestado.

En resumen, aquí tienes una tabla que resume las diferentes opciones y sus costos:

Tipo de PréstamoTasa de Interés
Préstamo HipotecarioBaja
Préstamos Personales o de ConsumoIntermedia
Tarjetas de CréditoMuy alta
Tarjetas de EstablecimientosVariable
Descubierto en Cuenta o Números RojosMuy alta
Créditos RápidosMuy alta

Preguntas Frecuentes

A continuación, responderemos a algunas preguntas frecuentes que surgen en relación con las diferentes opciones de préstamo:

1. ¿Cuánto dinero puedo pedir prestado?

La cantidad que puedes pedir prestada dependerá de la opción de préstamo que elijas, así como de tu situación financiera y capacidades de pago. Es importante evaluar cuánto puedes asumir antes de adquirir cualquier deuda.

2. ¿Cuál es la opción más recomendable?

No hay una única respuesta a esta pregunta, ya que depende de tus necesidades, capacidad de pago y objetivos financieros. Sin embargo, en general, los préstamos hipotecarios suelen tener tasas de interés más bajas y pueden ser una opción interesante al adquirir una vivienda.

3. ¿Debo evitar las tarjetas de crédito por completo?

No necesariamente. Las tarjetas de crédito pueden ser útiles si se utilizan de manera responsable y se pagan las facturas a tiempo. Sin embargo, es importante tener en cuenta las altas tasas de interés y evitar caer en la trampa de las tarjetas revolving que cobran intereses exorbitantes.

4. ¿Qué deudas debo evitar a toda costa?

Debes evitar las deudas con tasas de interés muy altas, como las tarjetas de crédito revolving o los créditos rápidos. Estas deudas pueden ser muy difíciles de pagar y llevarte a una situación financiera desfavorable.

Espero que esta información te haya sido útil al considerar las diferentes opciones de préstamo. Recuerda siempre evaluar detenidamente tus necesidades y capacidades de pago antes de adquirir cualquier deuda.

Si deseas obtener más información sobre qué deudas puedes asumir, te invito a ver nuestro próximo video en la siguiente clase.

¡Gracias por leer y no te olvides de visitar nuestros artículos relacionados!

image_pdfDescargar en PDFimage_printImprimir

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Alternativas de préstamo puedes visitar la categoría Economía y empresa.

Encuentra más posts que pueden interesarte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir