Introducción a los activos financieros

image_pdfDescargar en PDFimage_printImprimir

En el artículo de hoy vamos a explicar qué es un activo financiero. Verás, cuando una persona o una empresa necesitan llevar a cabo una inversión, como por ejemplo comprar una máquina, en ocasiones necesitan pedir prestado dinero. En este caso, lo que se puede hacer es elaborar un documento en el que la empresa promete a aquellos que le presten dinero que le va a devolver esta cantidad de dinero junto a unos intereses en un plazo determinado. Por ejemplo, esta empresa podría prometer que a aquellos que le presten mil euros hoy, va a recibir dentro de dos años mil doscientos euros. En este caso, si yo por ejemplo estoy de acuerdo con esas condiciones, yo puedo prestarle esos mil euros a esa empresa y decimos que yo estoy comprando este activo financiero. Por lo tanto, definimos un activo financiero como el contrato en el que los intermediarios o los ahorradores, como yo por ejemplo, se comprometen a prestar una determinada cantidad de dinero a cambio de una cantidad mayor en el futuro. Por lo tanto, aquella persona que está prestando el dinero, en este caso hemos dicho mil euros, lo que está haciendo es comprar este activo financiero y, por lo tanto, está renunciando a sus ahorros hoy a cambio de la promesa de que va a cobrar más en el futuro. En este caso hemos dicho mil doscientos euros. Sin embargo, aquella persona o aquella empresa que recibe el dinero prestado, está vendiendo ese activo financiero. Es decir, ya puede disfrutar de ese dinero hoy, pero está asumiendo una obligación de pago en el futuro. Es decir, recibo hoy mil euros, pero tengo la obligación de pagar mil doscientos dentro de dos años.

Ahora, la siguiente pregunta que nos vamos a hacer es si todos los activos financieros, esos documentos, esos contratos, son todos iguales. Bueno, pues hay diferencias. Y básicamente lo que tenemos que entender es que los activos financieros pueden tener tres características. En primer lugar, tenemos la liquidez. La liquidez me indica la velocidad con la que yo puedo vender ese activo y recuperar mis ahorros. En este caso, yo le he prestado a otra empresa y he comprado un activo financiero, ¿qué capacidad tengo de vender ese activo y recuperar ese dinero que he invertido? Aquí hay algunos activos financieros, como por ejemplo las acciones, que son muy líquidas. Es decir, yo siempre puedo ir a la bolsa y vender las acciones que tengo, por tanto, puedo recuperar el dinero bastante rápido. Sin embargo, no todos los activos son tan líquidos, por ejemplo, las viviendas, aunque no solo un activo financiero porque son un activo real, tienen muy poca liquidez. Es decir, tardamos mucho tiempo en recuperar el dinero, es decir, que si tú por ejemplo compras una casa como inversión, porque piensas que en el futuro va a subir de precio y la vas a poder vender más cara, cuando vayas a realizar la venta no va a ser tan rápido como a lo mejor te crees. De hecho, si miramos el caso de España, podemos ver en el mapa los meses que se tardan en vender una vivienda en cada provincia, y como puedes ver, tenemos unas cuantas provincias en las que se pueden tardar hasta 10 meses en vender la vivienda, lo cual muestra que no tiene mucha liquidez. Es decir, que tardamos mucho tiempo en vender ese activo y recuperar nuestro dinero.

Índice
  1. Características de los Activos Financieros
  2. Tipos de Activos Financieros
  3. Conclusiones
  4. Tabla de Resumen
  5. Preguntas Frecuentes

Características de los Activos Financieros

Una vez que hemos hablado de la liquidez, vamos a la segunda de las características que es la seguridad o riesgo. Seguridad y riesgo, digamos que son justo lo contrario. El riesgo es la posibilidad que yo tengo de perder todo o parte del dinero en la inversión de este activo financiero. Por ejemplo, si he hecho un préstamo a una empresa, habrá riesgo siempre y cuando haya posibilidad de que esa empresa no me devuelva el dinero. Sin embargo, si prestamos una cantidad de dinero y tenemos una certeza absoluta o casi absoluta de que no lo van a devolver, en ese caso decimos que el activo tiene mucha seguridad o muy poco riesgo.

Por último, tenemos la rentabilidad, es decir, la cantidad de dinero que nosotros vamos a ganar con este activo financiero. Por ejemplo, hemos dicho que si compramos un activo financiero por mil euros y luego nos devuelven mil doscientos, estamos ganando doscientos euros. Normalmente se expresa en porcentaje, y entonces estaríamos ganando un 20%. Y aquí, ¿qué es lo mejor? Pues está claro. Nosotros siempre vamos a querer un activo que sea lo más líquido posible, es decir, que yo tenga la posibilidad de querer venderlo y recuperar mis ahorros. Que sea cuanto más seguro, mejor. Que no haya prácticamente ninguna posibilidad de que yo pueda perder mi dinero. Y cuanta más rentabilidad, mejor. Y claro, cuánto más dinero pueda ganar, pues mucho mejor para mí. Pero qué ocurre, que obviamente no podemos conseguir las tres cosas, sino que normalmente tendremos que renunciar a una de las características. Si nosotros queremos de todas las maneras que nuestro activo sea muy líquido porque queremos poder recuperar el dinero cuando lo deseemos y encima queremos mucha seguridad, o sea, no queremos perderlo, en ese caso la rentabilidad que vamos a tener va a ser menor. Es decir, no vamos a ganar tanto dinero. Por tanto, aquí vemos esa balanza. Si queremos más liquidez, si queremos más seguridad, tendremos que renunciar a la rentabilidad. Esta combinación se podría hacer de otra manera, pero siempre que tengamos dos de uno, renunciamos al otro.

Tipos de Activos Financieros

Ahora que hemos entendido esto, vamos a ver qué hay diferentes tipos de activos financieros y vamos a clasificarlos principalmente en dos grandes grupos. Empezamos con los valores de renta fija. Los valores de renta fija son cuando nosotros, los activos financieros que estamos comprando, suponen un préstamo directo, o bien al estado o bien a las empresas. En el caso de que sea al estado, se llama deuda pública, y si es a las empresas, pueden ser bonos u obligaciones.

De estos valores, es que el dinero nos lo van a devolver en un plazo prefijado. Nos pueden decir, oye pues si nos prestas mil euros, te vamos a devolver una cantidad dentro de tres años, y la rentabilidad es fija. Es decir, que nosotros sabemos exactamente dentro de tres años cuál es la cantidad que nos van a devolver. Normalmente son más seguros, es decir, no hay mucho riesgo de que perdamos el dinero. Y ya sabemos que fruto de eso, la rentabilidad normalmente va a ser menor. Y por lo tanto, si con estos valores de renta fija queremos obtener una rentabilidad mayor, o bien tenemos que prestar el dinero a un plazo mayor, o bien tenemos que aceptar algo más de riesgo. Es decir, que si nosotros por ejemplo le prestamos el dinero al estado, nos van a dar una rentabilidad mayor si el plazo en el que nos devuelven el dinero es a 10 años en lugar de si es a 3. Y de la misma manera, si aquí les estamos prestando el dinero es algo más arriesgado y no hay mucha gente que le quiera prestar, también nos pueden ofrecer una rentabilidad mayor para que nosotros nos animemos a prestarle.

Luego tenemos lo que serían los de renta variable. Con la renta variable nos referimos principalmente a acciones. Cuando nosotros compramos las acciones de una empresa, como por ejemplo puede ser Inditex, Apple o Coca Cola, lo que estamos haciendo es convertirnos en propietarios de esa empresa. Es decir, que luego cuando estas empresas ganan dinero, su beneficio lo reparten entre todos sus propietarios, en este caso, entre todos sus accionistas. ¿Qué particularidades tiene esta renta variable? Lo que vemos es que no hay plazo de devolución, es decir, no hay ningún plazo en el que te tengan que devolver el dinero de las acciones. Si yo quiero recuperar este dinero, yo tengo que vender las acciones a otra persona. Además, la rentabilidad es variable. Es decir, no pasa como con la renta fija que sabíamos cuánto nos iban a dar de interés, aquí no tenemos claro cuánto vamos a ganar. Esto es porque depende de la marcha de la empresa. Aquellas empresas que vayan muy bien, ganarán más dinero y nosotros obtendremos más rentabilidad. Pero las que vayan peor, pues obviamente ganarán menos dinero. Fruto de esto, son más inseguros, es decir, hay más riesgo. Es que si la empresa va muy mal, yo puedo perder bastante dinero. Pero como ya sabemos, siempre que haya más riesgo, también hay más posibilidad de rentabilidad. Es que si la empresa va muy bien, yo puedo ganar mucho más dinero de lo que ganaría con la renta fija.

Conclusiones

En resumen, con la renta variable vamos a poder ganar dinero principalmente de dos maneras. La primera es cuando las empresas ganan beneficios y los reparten entre sus accionistas, que es lo que se llama dividendos. Y la segunda es que nosotros podemos vender las acciones más caras de lo que las hemos comprado. Porque imagínate que Apple, de repente, va muy bien. Es que cada año que pasa vende más iPhones. Eso hace que haya más posibilidades de beneficios y, por tanto, si tú eres propietario y la gente va de cinco a diez, tienes unas acciones de Apple que reparten muchos beneficios, te las quiere comprar. Y tú dices, "Vale, pero si me las quieres comprar es porque crees que se va a ganar mucho dinero". En definitiva, que si una empresa va muy bien, habrá mucha gente que quiera esas acciones y nosotros las podremos vender más caras y así ganaremos dinero. Es decir, que con la renta variable no tenemos seguro la rentabilidad. Que vamos a ganar es mucho más variable. Hay más posibilidad de ganar más dinero, pero también hay posibilidad de perder.

Tabla de Resumen

A continuación, te presentamos una tabla de resumen con las características de los activos financieros:

Tipo de ActivoLiquidezSeguridad/RiesgoRentabilidad
Renta FijaVariableMayor seguridadMenor rentabilidad
Renta VariableMayorMayor riesgoMayor rentabilidad

Preguntas Frecuentes

A continuación, respondemos algunas preguntas frecuentes sobre los activos financieros:

¿Cuáles son los tipos principales de activos financieros?

Los principales tipos de activos financieros son los valores de renta fija y la renta variable.

¿Qué es la liquidez de un activo financiero?

La liquidez de un activo financiero se refiere a la facilidad con la que se puede vender y recuperar el dinero invertido.

¿Cuál es la diferencia entre la renta fija y la renta variable?

La renta fija se caracteriza por tener un plazo de devolución fijo y una rentabilidad establecida, mientras que la renta variable no tiene plazo de devolución y la rentabilidad varía dependiendo de la marcha de la empresa.

¿Qué factores influyen en la rentabilidad de un activo financiero?

La rentabilidad de un activo financiero puede verse afectada por diversos factores, como el desempeño de la empresa, la situación económica, y el nivel de riesgo asumido.

Espero que este artículo te haya resultado útil para comprender qué son los activos financieros y cómo funcionan. Si tienes más dudas, ¡no dudes en dejarlas en los comentarios!

¡Te invitamos a seguir explorando nuestro sitio web para obtener más información sobre finanzas y economía!

Hasta la próxima,

El equipo de InfoCivica.org

image_pdfDescargar en PDFimage_printImprimir

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Introducción a los activos financieros puedes visitar la categoría Economía y empresa.

Encuentra más posts que pueden interesarte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir